Caza y Pesca

Compartir
Vota:
Osia

Caza

Prácticamente todo el valle está declarado como Reserva de Caza de los Valles, en la que la principal especie cinegética es el Sarrio (Rupicapra pyrenaica pyrenaica), con una población calculada de 1.600 ejemplares, lo que supone una densidad de 4,2 cabezas cada 100 hectáreas.
Por sexos, se calcula que hay 1,8 hembras por cada macho. Las otras dos especies cinegéticas más destacadas serían el corzo (Capreolus capreolus) y jabalí (Sus scrofa).
Actualmente existen cinco Reservas de Caza en el Pirineo aragonés. Cuatro de ellas ocupan la franja montañosa más septentrional, limitando al norte con la frontera francesa. De oeste a este, dichas Reservas son: Los Valles, Viñamala, Los Circos y Benasque. Todas ellas son Reservas típicas de alta montaña, localizadas entre las cumbres más elevadas de las Sierras Interiores y el Pirineo Axial.
En el territorio ocupado por las Reservas pirenaicas se encuentran representadas dos grandes regiones biogeográficas ibéricas: La Eurosiberiana, dominante, y la Mediterránea, limitada a pequeños enclaves en las solanas de las zonas más bajas. La de Los Valles es la más atlántica de todas las Reservas, conservando algunos bosques de hayas (Fagus sylvatica) de cierta entidad.
La principal modalidad de captura en las Reservas de Caza es el rececho. Esta modalidad es considerada como la más "deportiva" por una gran mayoría de cazadores, y consiste en buscar una pieza determinada, aproximarse sin ser visto y abatirla por sorpresa. El cazador es acompañado por un guarda, buen conocedor del medio y las poblaciones cinegéticas, que determina el ejemplar que puede abatirse según el tipo de permiso que disfruta el cazador. Mediante el rececho se cazan trofeos y selectiva de sarrio, cabra, corzo y ciervo. En el caso del ciervo, algunas hembras son cazadas en la modalidad de batida.
También en batidas se suele cazar la mayoría de los jabalíes extraídos anualmente de las Reservas. En esta modalidad actúan simultáneamente un número importante de cazadores que aguardan a lo largo de una línea de puestos de tiro, las piezas levantadas por los resacadores y sus perros.

Pesca


El río Osia es uno de los más trucheros de Aragón y el Pirineo.
El vedado que tiene en sus ocho primeros kilómetros, los que van desde su nacimiento a la presa del puente de Labati lo convierten en la principal reserva del resto del río.
El resto del Osia, hasta su desembocadura en el Aragón Subordán es de pesca libre. A destacar la pequeña foz que hay al inicio del valle, donde se esconden voluminosos ejemplares. Al ser un río de pesca libre no hay limitaciones al tamaño o al número de capturas, ni siquiera al cebo que se puede emplear. En el periodo entre el 15 de abril y el 15 de mayo, la modalidad de pesca debe ser de captura y suelta. Las principales especies que el pescador encontrará en el Osia son la trucha arcoiris, la trucha común, especie predominante, lucio, barbo común, barbo culirroyo o madrilla.
El pescador deberá tener en regla su licencia de pesca, que podrá obtener en Huesca (calle Ricardo del Arco, 6) o mediante fax en el 974 293147, o bien renovarla.


Ayuntamiento de Aragüés del Puerto - Plaza Mayor, s/n – 22730 ARAGÜÉS DEL PUERTO – Tel. - 974 371 447 
 

 


Siguenos en: Agreganos a tus RSS
  • Diputación de Huesca

Ayuntamiento de Aragüés del Puerto - Plaza Mayor, s/n – 22730 ARAGÜÉS DEL PUERTO – Tel. - 974 371 447